Iniciativas de jóvenes ecologistas más allá de Gretta Thunberg

Estaba de vacaciones en Grecia. Un día, mientras buceaba en el Mar Egeo con sus amigos, observó que el agua estaba repleta de residuos que flotaban. En lugar de peces, había basura. Así es cómo Boyan Slat, un joven holandés que entonces tenía 16 años, decidió hacer algo para solucionarlo. Y de esta intención, en 2012, nació The Ocean CleanUp. Entonces, Gretta Thunberg tenía nueve años. Y el cambio climático y la sostenibilidad eran asuntos importantes. Pero no como ahora.

Siete años de andadura, perfeccionando la tecnología

Ha pasado algún tiempo desde aquel día en Grecia. En cuanto a la contaminación de los océanos, la cantidad de basura acumulada es cada vez mayor. Según un informe reciente de la organización británica Verisk Maplecroft, recogido y sintetizado en un artículo por la BBC, se producen unas 2.100 millones de toneladas de desechos cada año en todo el planeta, de los cuales se recicla solo el 16%. Unas cifras que han aumentado en las últimas décadas.

Boyan Slat se dio a conocer en 2013 durante una charla TEDx en la que expuso su original idea para resolver el problema. Inmediatamente se puso a trabajar, ayudado con la colaboración de numerosos expertos y donaciones que creyeron en su posible éxito.

Los puntos más atractivos de su propuesta eran la rapidez y el ahorro económico: según sus cálculos, su sistema podría reducir una gran acumulación de basura situada en el Pacífico en 10 años. Con los métodos convencionales (redes y embarcaciones) se tardarían “miles de años”, y costaría una inversión de decenas de millones de euros.

En los años siguientes, el sistema ha ido modificando los aspectos técnicos de cómo funciona ante las dificultades que han ido surgiendo. Aspectos técnicos que tienen que ver con cómo funciona de una manera más eficaz. Desde el primer prototipo de barrera flotante, que se rompió poco después de ponerse a flote, hasta las últimas modificaciones.

Islas gigantes de basura amenazan la vida en los océanos

El objetivo de la iniciativa The Ocean CleanUp es desarrollar la tecnología necesaria para eliminar los plásticos de los océanos. Las investigaciones indican que esta basura se concentra en grandes masas, que vagan por los mares a la deriva de las corrientes marinas.

Según la página oficial The Ocean CleanUp, hay cinco principalmente. La más grande es la conocida como “El Continente de Plástico”, una amalgama de residuos compuesta de toneladas de microplásticos y otros restos, que se encuentra entre la costa oeste de Estados Unidos y el este de Asia.

Su extensión difiere según quién la calcule: se estima que puede albergar una superficie de entre 0.5 millones de kilómetros cuadrados (el tamaño de España) a 15 millones de kilómetros cuadrados (el tamaño de Rusia). The Ocean CleanUp la estima en 1.6 millones de kilómetros cuadrados (tres veces el tamaño de Francia) y una suma de 1.8 millones de plásticos, que representarían 72.000 toneladas métricas.

De momento afecta directamente a la fauna del entorno más próximo, pero los científicos que estudian el tema temen que continúe creciendo y viajando hacia las costas. Si hasta ahora, los microplásticos interfieren sobre todo en la cadena alimenticia de las aves y animales marinos, contaminándola, de aproximarse mucho a la tierra perjudicaría también la salud humana. La posibilidad real y no tan lejana de que esto ocurra es lo que ha alertado a la comunidad internacional.

Otros retos a los que también se enfrenta la organización

Las propuestas de reducir el plástico en los océanos son el foco principal de The Ocean CleanUp. Sin embargo, no es su único escenario de acción. A finales de 2018, conocimos la noticia de que la ONG extendía sus acciones a limpiar los ríos. Una embarcación, impulsada por paneles solares, se encarga de limpiar las aguas de los ríos. De momento, se encuentra en periodo de pruebas en distintos países, pero Slat pretende utilizarlo a gran escala. Según dice, cerca del 80% de los residuos que acaban en el mar tiene su origen en los ríos.

Otros jóvenes activistas, más allá de Gretta Thunberg

Además de él, otros jóvenes activistas también trabajan por el medio ambiente. De ellos podemos aprender que la edad no es un impedimento para lograr metas. Hace poco conocimos el proyecto de Anna Du, una niña de doce años. Ha construido un robot dotado de un sensor capaz de detectar los plásticos e identificar el resto de materiales. Su idea quedó finalista en el concurso “3M Young Scientist Challenge”, y espera poder implementarlo pronto.

En Bali, las hermanas Isabel y Melati Wijsen llevan seis años realizando diversas iniciativas para limpiar las playas y aguas de residuos. Empezaron recogiendo firmas para prohibir las bolsas de plástico, creando su propia organización: Bye bye plastic bags. Después, realizando charlas informativas y educativas en colegios y reuniéndose con empresarios y políticos para concienciar sobre el problema. Indonesia es el segundo país del mundo más contaminante respecto a la emisión de plásticos, solo después de China. También han conseguido reunir a más de 12.000 voluntarios para recoger basura en las playas.

Precisamente en Bali es donde surgió también 4Ocean. Dos jóvenes surferos americanos, Alex Schulze y Andrew Cooper, viajaron a Indonesia y se concienciaron del problema del plástico. Entonces, en 2017, decidieron tomar cartas en el asunto y crearon la ONG. Venden pulseras -y ahora más artículos, disponibles en su página web– y con el dinero recaudado pagan a pescadores y otras personas para que limpien las costas con sus redes. Pese a llevar solo dos años de andadura, operan ya en Florida y Haití, además de Indonesia, y ya han retirado más de 2.000 toneladas de basura del océano.

Viajamos a Australia para conocer Seabin Project. Creada en 2014 por dos amigos surferos, Andrew Turton and Pete Ceglinski, y centrada en lugares turísticos. Su sistema consiste en un cubo gigante que flota en el agua y recoge los residuos, devolviendo posteriormente el agua a su sitio. Actualmente, cinco años después de su creación, están presentes en más de 50 países y disponen de más de 700 cabinas flotantes. Estiman haber capturado cerca de 435 toneladas de basura.

Nuevas promesas de jóvenes que no son Gretta Thunberg. Si quieres saber más sobre el tema, no te pierdas el documental de Movistar+ «Guerra al plástico», en #0.

Iniciativas de jóvenes ecologistas más allá de Gretta Thunberg es un artículo de Blogthinkbig.com.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Javier Menéndez Sánchez

VEO lo que NO SE VE

 
seo o no seo precio seo
seo o no seo precio seo coste seo

Más SEO, Más CLIENTES

Posicionamiento SEO, Hosting Servidores SSD optimizados para WordPress, Diseño de páginas web WordPress

Primer ANÁLISIS SEO GRATIS! Envía un email con tu dominio a:

Josean | www.seox.es | seox@seox.es  |  656 545 123  🙂

  Licencia de Creative Commons