Cómo se ven las películas con y sin efectos especiales

Los efectos especiales nacieron casi al mismo tiempo que el cine. En 1902, solo 7 años después de la primera película, se estrenó Viaje a la Luna, dirigida por George Méliès.

La cinta, basada en una novela de Julio Verne y en otra de J. H. Wells, narra la historia de unos científicos que viajan a la Luna y se encuentran a unos alienígenas, con los que se enfrentan antes de regresar a casa. Se produjo en blanco y negro, como se hacían las películas entonces, pero contó con unos elementos que la otorgaron un mayor realismo respecto a sus coetáneas: explosiones, efectos de humo, la desaparición y sustitución de escenas y un escenario bien decorado, que simulaba el espacio. Su éxito fue inmediato. Entre las novedades que introdujo destacamos que fue la primera en utilizar efectos especiales.

Durante los años siguientes, el cine continuó evolucionando. Las cintas se hicieron progresivamente más largas, ya que al principio duraban solo unos pocos minutos. También añadieron color y sonido. Y de la misma manera, según ha avanzado la tecnología, las películas han empleado técnicas de efectos especiales cada vez más sofisticadas.

Un breve repaso a su evolución

Los expertos distinguen las realizadas por ordenador, que se llaman “efectos especiales”, de las conseguidas “a mano”, llamadas “efectos prácticos”; aunque coloquialmente todas se conocen bajo el mismo nombre. Éstas técnicas de efectos especiales son muchas y muy variadas. Para aproximarnos, podemos resumirlas en varios tipos.

Unas se basan en trabajar sobre los propios actores, maquillándolos y disfrazándolos, como ocurre en Un Hombre Lobo Americano en Londres, de 1981, en donde la escena de la transformación del protagonista en un licántropo es casi lo más famoso de la cinta.

También, hay técnicas que trabajan sobre los objetos inanimados, como la animatrónica. Ésta es una técnica muy antigua, que consiste en implantar mecanismos robóticos o electrónicos en una marioneta o en otro objeto para que se muevan y comparten como un ser vivo. En el cine, hay muchos ejemplos. Dos de los más representativos son Tiburón (1975) y Parque Jurásico (1993), en donde las respectivas criaturas lograron un gran realismo en la pantalla.

Otras pasan por utilizar la perspectiva. Así, hay películas que han utilizado escenarios en miniatura para recrearlos a gran escala en la pantalla. Construirlos en gran tamaño sería muy costoso y lento.

Asimismo, encontramos varias técnicas que juegan con el escenario, como la pintura en mate, en las que una imagen pintada sirve de fondo a los actores, o los cromas. Nos detenemos aquí, en las segundas, puesto que son las más utilizadas desde hace varias décadas para crear los efectos especiales de las películas. Hoy día, es difícil encontrar una película o serie de televisión que no las use durante su grabación.

Los cromas y el CGI, los reyes absolutos de los efectos especiales

Los cromas son unas telas de color verde o azul que, seguro, ya has visto más de una vez. Sobre ellas, los equipos de postproducción recrean con ordenador (CGI) un paisaje o diferentes elementos para que la trama de la película sea más convincente.

Si te interesa conocer cómo se ven títulos como El Hobbit, El Rey Arturo, La vida de Pi, Alicia en el País de las Maravillas o Los Vengadores con y sin ellos accede a esta página, que recopila las escenas. Igualmente, si tienes curiosidad por las posibilidades que ofrece esta tecnología, puedes ver a continuación a Benedict Cumberbatch mientras interpreta a Smaug en El Hobbit. Si has visto la cinta y las imágenes finales del dragón, podrás apreciar bien el resultado.

¿Cuál es su límite? ¿Acaso lo tiene, más allá de la creatividad y la habilidad de sus diseñadores? Hace poco, conocimos cómo han conseguido rejuvenecer el aspecto de varios actores en El Irlandés de una forma bastante realista. ¿Qué será lo siguiente?


Ilustración de la cabecera: Gonzalo Chávarri.

Cómo se ven las películas con y sin efectos especiales es un artículo de Blogthinkbig.com.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Javier Menéndez Sánchez

VEO lo que NO SE VE

 
seo o no seo precio seo
seo o no seo precio seo coste seo

Más SEO, Más CLIENTES

Posicionamiento SEO, Hosting Servidores SSD optimizados para WordPress, Diseño de páginas web WordPress

Primer ANÁLISIS SEO GRATIS! Envía un email con tu dominio a:

Josean | www.seox.es | seox@seox.es  |  656 545 123  🙂

  Licencia de Creative Commons