exhausted 1112456 1920 jpg

Estas baterías textiles se alimentan de bacterias

Compartir:
www.seox.es | seox@seox.es | 656545123 | SEO y Posicionamiento en Bilbao: #seox #seobilbao #posicionamientobilbao #paginaswebbilbao

¿Por qué crees que ves mi página y no la de la competencia?

Porque sabemos posicionar y conseguimos visibilidad en Internet

Posicionamiento SEO

Hosting Servidores SSD

Diseño de páginas web

Envíame un email con tu consulta o mejor hablamos por teléfono:

Josean | seox@seox.es  |  656 545 123  🙂

 

Las nuevas baterías textiles y flexibles serán toda una revolución tecnológica. Se cargan a través del sudor y son capaces de generar energía continua.

La tecnología cambia muy rápidamente, y los wearables, los dispositivos móviles, pulseras, relojes y otros gadgets que integran componentes flexibles están cada vez más cerca de desarrollarse. Ya se han iniciado proyectos en los que parte de su estructura se puede doblar y plegar sin que se deforme.

Esto hace que los diseños sean más complejos y a su vez se investiguen nuevos materiales que tengan propiedades como la elasticidad y la resistencia. Sin ir más lejos, esta utilidad también puede aplicarse a las baterías, lo que abre un mundo de posibilidades.

En este escenario, investigadores de la Universidad de Binghamton (EE.UU), liderados por el profesor Seokheun Choi, han creado una biobatería flexible alimentada por bacterias, hecha totalmente de tela y que está basada en células de combustible microbianas.

Se cargan mediante el sudor corporal

Estas baterías textiles convierten la energía química en energía eléctrica provocando que las moléculas y electrones generen electricidad en los dispositivos. Las biobaterías basadas en textiles tienen la capacidad estable de producir electricidad cuando se someten a ciclos repetidos de estiramiento y torsión.

Así es como una batería de tejido textil puede cargarse solamente a través de las bacterias generadas por nuestro sudor. La principal ventaja es que se pueden doblar sin deformarse y sin perder sus propiedades, un tejido flexible y elástico que algún día podría integrarse en la electrónica portátil, ya que según Choi, “las pilas de combustible microbianas pueden ser la fuente de energía más adecuada” siendo un tipo de baterías fácil de producir.

Anteriormente, un equipo de la Universidad de Texas ya creó una batería flexible basada en óxido de grafeno y polímero que conseguía que la batería se pudiese estirar hasta en un 50% sin dañarse. Por el momento, las baterías textiles están en proceso de desarrollo, pero en un futuro, la energía producida por la biomecánica corporal podría revolucionar el funcionamiento de los dispositivos y wearables.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Mar Peralbo

Related Post