¿Son los Filtros un Accesorio Esencial para Cualquier Fotógrafo?

Admitámoslo, a los fotógrafos nos encantan los accesorios. Son contados los casos en los que alguien saldrá únicamente con su cámara y una lente a fotografiar sea cual sea la situación. Que si el trípode para hacer largas exposiciones, que si el flash para iluminar a nuestro modelos, que si el disparador remoto para trabajar cómodamente y no trepidar las imágenes…  Y así habría un largo número de accesorios que pueden convertirse en imprescindibles para según qué tipo de fotografía.

Esto me lleva a lanzarte a la siguiente pregunta: ¿Son suficientes una cámara y un objetivo para conseguir buenas fotografías? Pues en la mayoría de situaciones puede que sí, pero habrá ocasiones en las que necesites algo más. En el presente artículo voy a hablarte de por qué los filtros pueden convertirse en un accesorio de vital importancia para incluir en tu equipo, sobre todo si te gusta la fotografía de paisaje.

Qué Es Un Filtro y Sus Clasificaciones

Como te decía, un fotógrafo puede hacer sus tomas únicamente con su cámara y una lente. En principio no se necesita nada más. Pero es cierto que hay un gran número de accesorios que nos ayudan a mejorar el resultado de nuestras imágenes y lograr efectos que difícilmente podemos conseguir en el momento de la edición, a pesar de lo avanzada que esta pueda ser.

Sobre todo si eres un amante de la fotografía de paisaje, sabrás que uno de esos accesorios son los filtros ópticos, aunque no sirven exclusivamente para este tipo de tomas por supuesto. Su uso puede extenderse, y en este artículo lo veremos. Aunque antes de explicarte los tipos de filtros que hay y que son más populares, detengámonos un momento para recordar qué es exactamente un filtro.

Un filtro es un accesorio que puede estar fabricado de diferentes materiales y que se sitúa por norma general delante de la lente de nuestra cámara, con el fin de filtrar la luz que llega a esta. Digo delante porque con el paso del tiempo han aparecido nuevos sistemas que nos permiten usar los filtros en otras posiciones.

Obviamente, no todos los filtros son iguales. Cuando busques uno te darás cuenta de que hay de diferente tamaño, forma, material y por supuesto, precio. Podemos decir por tanto que los filtros atienden a diferentes clasificaciones, y entre ellas, las más comunes son:

  1. Por mecanismo de acoplamiento, donde podemos diferenciar los filtros de rosca, el sistema de portafiltros, y los nuevos sistemas de clip-in y magnético. Respecto a los filtros de rosca no hace falta que te compres uno por cada lente que tengas con un diámetro diferente. Gracias a las anillas adaptadoras podrás utilizarlos en varias de esas lentes. Al igual que el sistema de portafiltros que también lleva varias anillas para poder usarlo con diferentes objetivos. Respecto a los diferentes sistemas de filtros, si quieres ampliar la información y conocerlos en profundidad te sugiero que leas nuestro artículo Conoce los 5 Sistemas de Filtros Actuales.
  2. Por forma. Esta clasificaciones está directamente relacionada con el mecanismo de acoplamiento, y según ella podemos diferenciar los filtros redondos, los filtros cuadrados, los filtros rectangulares y los filtros de pestaña o clip-in.
  3. Por calidad del material, una clasificación en la que podemos diferenciar básicamente dos tipos de filtros: los de resina y los de cristal o vidrio óptico. ¿Qué debes saber a este respecto? Pues que si puedes, es mejor que evites los filtros de resina y optes por filtros de cristal. Estos te aportarán una mayor calidad, y menos problemas de nitidez, viñeteos y dominantes de color.
  4. Y por último y no menos importante, por el efecto conseguido, de lo que hablaremos a continuación cuando profundicemos en cada uno de los filtros más usados, aunque a modo de avance podemos distinguir entre:
    • Protección de la lente.
    • Eliminación de reflejos indeseados, y mayor saturación y contraste.
    • Efecto seda y largas exposiciones con luz diurna.
    • Equilibrio de la exposición.

Para poder explicarte todo esto mejor, además de la información que te vamos a dar hemos querido aportarte pruebas reales que te muestren las diferencias entre los distintos filtros. Para ello hemos acudido a una localización con un paisaje con agua en el que comprobaremos cómo una misma fotografía puede variar utilizando un filtro u otro. Dichas fotos estarán ajustadas mínimamente para mejorarlas levemente pero sin alterar el efecto producido por los filtros. ¡Vamos a verlo!

1. El Filtro Ultravioleta o Filtro UV

Los primeros filtros que vamos a ver son los filtros ultravioleta, también conocidos como filtros UV. Estos filtros, de todos los que vamos a hablar, son los únicos que no generan ningún efecto apreciable en nuestras fotografías. Los filtros ultravioleta son totalmente transparentes, y se usan sobre todo para proteger nuestras lentes. Es por ello que también se les conoce como filtros protectores.

¿Pero solo protegen nuestras lentes si somos fotógrafos de paisaje? ¡En absoluto! Es cierto que si estamos en plena naturaleza y vamos paseando puede que exista un mayor riesgo de caernos y que nuestro equipo sufra golpes, pero ese riesgo no es exclusivo de la fotografía de paisaje. A veces del modo más tonto podemos darle sin querer un golpe a nuestro equipo, y llevar este filtro puede suponer la diferencia entre que nuestro objetivo sobreviva o sufra daños irreparables. Aunque bueno, seamos conscientes de que si el golpe es tremendo el filtro tampoco hará milagros.

Eso sí, cuando vayas a adquirir tu filtro ultravioleta infórmate bien y opta por comprar un filtro de calidad. No tiene ningún sentido tener un buen equipo y luego poner un filtro delante de este que no la tiene. Piensa que un filtro no deja de ser otro cristal que estamos poniendo entre nuestra lente y la imagen que queremos captar, lo que podríamos interpretar como un paso más por el que tiene que cruzar la luz. Así que si el filtro no es lo suficientemente bueno, las consecuencias de usarlo pueden ser bastante malas, pudiendo incluso restarle nitidez a nuestras fotografías.

De hecho, aún tratándose de filtros con calidad, hay muchos fotógrafos que optan por no usarlo precisamente porque piensan que les resta nitidez a sus fotografías. Sin duda, se trata de un filtro con tantos defensores como detractores.

Como podemos ver, las diferencias entre usar o no un filtro UV no se aprecian a simple vista.

Además, respecto a su uso ten cuidado porque este filtro dependiendo de donde nos llegue la luz, puede llegar a causar reflejos indeseados. Es por ello que tendrás que vigilar muy bien la aparición de flares y la posible difracción que puede aparecer en tus fotografías, ya que esto podrá mermar la calidad de tus tomas.

Como ves el uso del filtro UV es un poco controvertido. Hemos visto que no produce ningún efecto, pero sí que puede servirnos para proteger a nuestra lente del polvo, arañazos y posibles golpes, a cambio de poder encontrarse con ciertos problemas de difracción o flares en algunas situaciones. Así que tú decides si merece la pena el uso de este filtro o no.

2. El Filtro Polarizador o Filtro CPL

Los segundos filtros que vamos a ver son los filtros polarizadores. Estos filtros, a diferencia de los anteriores, sí que afectan al resultado de la imagen, ya que solo dejan pasar la luz polarizada. Eso sí, para que el filtro polarizador pueda hacer bien su trabajo la luz tiene que incidir de manera totalmente lateral o preferiblemente a unos 45 grados.

Vale, pero ¿para qué querríamos polarizar la luz? ¿Qué efectos conseguimos con este filtro? Pues el hecho de polarizar la luz nos servirá para saturar y contrastar más los colores de nuestras fotografías, así como también para eliminar los reflejos indeseados.

Para poder lograrlo lo que haremos será primero acoplar el filtro a nuestro objetivo, y a continuación, a diferencia de otros filtros, el polarizador tiene una anilla que podemos ir girando, y que lo que hace realmente es acentuar más o menos la polarización de la luz. Así pues, una vez puesto deberemos girarlo poco a poco hasta conseguir que el reflejo, el contraste y los colores aparezcan como queremos.

¿Y sirve este filtro únicamente para fotografía de paisaje? Pues la verdad es que no. Lo cierto es que el hecho de que sature y contraste los colores nos viene muy bien cuando vamos a fotografiar la naturaleza, incluso la eliminación de reflejos puede ayudarnos a que en nuestras tomas se puedan apreciar los fondos de un lago o del mar. Pero ahí no termina la utilidad de un filtro polarizador.

Comprobamos que con el uso del filtro CPL podemos eliminar gran parte del reflejo en el agua, y saturar y contrastar más la fotografía.

Uno de los usos más populares de este filtro es para eliminar los reflejos en la carrocería de los coches. Cuando realizamos fotografías de automóviles este filtro puede sernos extremadamente útil porque con él evitaremos que se produzcan reflejos indeseados en la pintura y en el parabrisas de estos, mostrando el vehículo de una manera mucho más limpia y sin distracciones.

Incluso en la disciplina de retrato a veces puede venirnos bien, para matizar el brillo en la cara de nuestro modelo, o incluso para eliminar los reflejos de sus gafas si es que las llevan.

3. El Filtro de Densidad Neutra o Filtro ND

Ahora es el momento de ver uno de los filtros más populares entre los fotógrafos de paisaje, los filtros de densidad neutra o también conocidos como filtros ND. Este filtro lo que hace es reducir la intensidad de luz que penetra en el objetivo y le llega a la cámara, afectando por igual a toda la imagen. Realmente, el filtro actúa como si le colocáramos unas gafas de sol a nuestro objetivo, y eso nos permite trabajar con largas exposiciones a plena luz del día. ¿Para qué querríamos esto? Pues para conseguir el famoso efecto seda en el agua o bonitas trazas de movimientos en las nubes.

Piensa que reducir el tiempo de exposición implica que la cantidad de luz que llega al sensor es mayor porque estamos exponiendo la toma durante más tiempo. Esto si tenemos poca luz no supone ningún problema porque podemos compensar con las otras variables del triángulo de la exposición (apertura de diafragma y sensibilidad ISO). Pero si es de día y disponemos de mucha luz, por mucho que bajemos la ISO o cerremos el diafragma, no podremos aumentar mucho el tiempo de exposición si no queremos sobreexponer la imagen. Esto nos lleva a elegir entre dos opciones: u olvidarnos de conseguir efectos tan chulos como el efecto seda a plena luz del sol, u optar por adquirir uno de los accesorios más importantes del fotógrafo de paisaje, el filtro de densidad neutra.

Fragmento Fototip Filtros Básicos en Fotografía

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Silvia Illescas

VEO lo que NO SE VE

 
seo o no seo precio seo
seo o no seo precio seo coste seo

Más SEO, Más CLIENTES

Posicionamiento SEO, Hosting Servidores SSD optimizados para WordPress, Diseño de páginas web WordPress

Primer ANÁLISIS SEO GRATIS! Envía un email con tu dominio a:

Josean | www.seox.es | seox@seox.es  |  656 545 123  🙂

  Licencia de Creative Commons