15 Increíbles Fotos de Perros que te Animarán a Hacer una Sesión Fotográfica con Ellos

Aunque muchos otros animales pueden aprender órdenes y trucos, los perros suelen ser las mascotas más pacientes y que más toleran nuestras “monerías”. Eso nos abre un sinfín de posibilidades fotográficas para llevar a la práctica con ellos: desde fotografías más naturales para capturarlos plena en acción, como sesiones planificadas en estudio e incluso con atrezzo.

En este artículo veremos y analizaremos diferentes fotografías con perros para que puedas inspirarte, y veremos al final un caso práctico para que aprendas paso a paso cómo realizar una sesión fotográfica con tu mejor amigo peludo.

1. Descubriendo el Mundo

105 mm. – 1/320 seg. – f/1.4 – ISO 100

Iluminación difusa, tonalidades cálidas y una escasísima profundidad de campo son la combinación perfecta para conseguir una fotografía tan dulce como esta. Si quieres transmitir ternura, sin duda esta combinación de factores es una apuesta segura que nunca falla.

Por otra parte, algo también muy importante es colocarse a la altura de los ojos del perro, para mostrar el mundo desde su perspectiva. Además esto ayuda a crear una bonita profundidad en la toma, ya que si disparamos desde nuestra altura, el fondo de nuestra fotografía será el suelo.

En cambio, poniéndonos a la altura del perro, el fondo estará mucho más alejado y conseguiremos un desenfoque mucho más pronunciado si disparamos con una profundidad de campo escasa. Esto contribuirá a romper con la bidimensionalidad de la fotografía y dotarla de una gran profundidad.

2. Libertad

200 mm. – 1/800 seg. – f/2.8 – ISO 640

Sin duda, una de las fotos más divertidas que puedes hacer con un perro es capturarlo corriendo. Sus caras de felicidad y sus poses dinámicas siempre son geniales.

Para ello deberás aumentar bastante la velocidad de obturación para congelar el movimiento del perro, y configurar tu enfoque automático en modo de seguimiento para disparo continuo (normalmente denominado AF-C) para poder disparar en ráfaga sin perder el foco.

En este caso, además, se ha usado una profundidad de campo escasa para focalizar más todavía la atención en la cara del perro. Se ha conseguido reducir tanto gracias a una distancia focal larga y a una apertura de diafragma amplia.

3. Road Trip

14 mm. – 1/8000 seg. – f/1.8 – ISO 400

Son muchos los perros que disfrutan enormemente asomándose a través de la ventanilla de un coche, y puedes aprovechar esos momentos de felicidad para capturar sus mejores caras.

Eso sí, si quieres realizar la captura con el coche en marcha deberás disparar a una velocidad muy rápida si pretendes congelar el fondo, tal y como se ha hecho en esta fotografía. Con una velocidad más lenta, el fondo aparecerá movido, cosa que no tiene por qué ser mala, puede darle a la toma una sensación de velocidad muy interesante también.

4. ¡Agua!

135 mm. – 1/2500 seg. – f/2 – ISO 100

Algo que también adoran muchos perros es jugar con agua. Y, además, las gotitas de agua pueden darnos muchísimo juego para jugar con el bokeh.

En esta fotografía, se han empleado los 3 factores que influyen sobre la profundidad de campo para reducirla lo máximo posible:

  • Se ha usado una distancia focal larga.
  • Se ha abierto el diafragma mucho.
  • La distancia del sujeto a la cámara se ha reducido para captar un primer plano del perro.

Gracias a esta escasa profundidad de campo, el plano de enfoque es muy estrecho y el agua lanzada con la manguera queda a diferentes alturas, creando este desenfoque tan atractivo con gotitas de diferentes tamaños.

Como ves, se ha disparado a una velocidad bastante rápida, no solo para congelar el movimiento del perro sino también para congelar las gotitas en el aire.

5. ¡Mlem!

No solo tenemos que centrarnos en fotografiar al perro en su totalidad, sino que podemos hacer tomas más cercanas e incluso tomas macro de diferentes partes: sus ojos, su nariz, sus almohadillas…

En esta fotografía nos encontramos un caso muy interesante: el enfoque se ha situado en los ojos del perro para darle énfasis a esa mirada, que probablemente esté viendo alguna chuche, por su expresión. Sin embargo, aun desenfocada la lengua gana un gran protagonismo, tanto por su cercanía a la cámara como por su contraste de color.

6. White

85 mm. – 1/1000 seg. – f/1.8 – ISO 125

Jugar con el color es una manera espectacular de conseguir que nuestras fotografías llamen la atención. En este caso, se ha buscado resaltar el mimetismo del perro blanco con el paisaje nevado. Los paisajes nevados siempre pueden ayudarnos a crear capturas muy minimalistas y armónicas gracias la homogeneidad de la que dotan a todo el paisaje.

Sin embargo, que la cabeza del perro haya coincidido con los árboles oscuros no es casualidad. El fotógrafo ya ha buscado bien el encuadre para que la parte más importante (la cabeza del perro) resalte en este paisaje nevado y no se pierda entre tanto blanco.

Por otra parte, también es interesante remarcar que esta fotografía sigue la ley de la mirada, una de las reglas de composición más básicas que nos dice que cuando capturamos a un sujeto en movimiento, debemos dejar más espacio (llamado “aire”) hacia la zona a donde se dirige ese sujeto, para acompañar el movimiento y crear una toma más dinámica.

7. Otoño

Otra fotografía que juega con el color, pero en este caso buscando el contraste de colores para llamar la atención. El amarillo destaca muchísimo sobre las tonalidades en blanco y negro del hocico del perro, y además contrasta con el verde intenso del fondo.

En esta fotografía, al igual que te comentaba antes, no vemos al perro en su totalidad. Nos centramos en su nariz, que junto con la hojita son los únicos elementos que aparecen nítidos en la toma y que, por tanto, se llevan todo el protagonismo.

8. ¡Dame mi Juguete!

35 mm. – 1/200 seg. – f/1.8 – ISO 200

Jugar con los diferentes tipos de plano y ángulos siempre puede darnos mucho juego para conseguir fotografías diferentes y originales. Aquí se ha decidido disparar en un ángulo cenital, es decir, disparando desde arriba, de forma perpendicular con el suelo, para captar este ángulo tan interesante del perro mientras juega.

Además, se ha situado en primer término la mano del fotógrafo estirando del juguete para transmitir una visión en primera persona, lo que dota a la toma de profundidad y tridimensionalidad.

La escasa profundidad de campo, por otra parte, nos ayuda a centrar la atención justo en lo que interesa: la cara del perro.

9. Barrido en la Playa

105 mm. – 1/60 seg. – f/5.6 – ISO 100

El barrido es una técnica muy interesante que consigue fotografías con un dinamismo y una sensación de velocidad únicos. Y practicarlo con nuestros amigos peludos puede ser una experiencia muy divertida y que nos puede proporcionar capturas impresionantes.

La técnica del barrido consiste en disparar a velocidades más lentas de lo que en realidad necesitaríamos para congelar el movimiento del sujeto fotografiado, pero debemos acompañar el movimiento del sujeto con nuestra cámara, a la misma velocidad y en la misma dirección. Con ello, conseguimos congelar al sujeto y crear un fondo movido, que transmite perfectamente esa sensación de movimiento tan especial.

Ya te contamos paso a paso cómo realizar un barrido, así que si te interesa esta técnica te recomiendo que le eches un vistazo a nuestro artículo: “6 Consejos para Hacer un Buen Barrido Fotográfico“.

Además, realizamos esta fotografía precisamente en un Fototip de nuestra Zona Premium, donde te explicábamos con todo lujo de detalles cómo conseguir un buen barrido. ¡Te dejo un pequeño fragmento por aquí para que puedas verlo!

Guía para Realizar un Buen Barrido

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Noemí León

VEO lo que NO SE VE

 
seo o no seo precio seo
seo o no seo precio seo coste seo

Más SEO, Más CLIENTES

Posicionamiento SEO, Hosting Servidores SSD optimizados para WordPress, Diseño de páginas web WordPress

Primer ANÁLISIS SEO GRATIS! Envía un email con tu dominio a:

Josean | www.seox.es | seox@seox.es  |  656 545 123  🙂

  Licencia de Creative Commons