Gimbals: Todo lo Que Debes Saber Sobre Ellos y Puesta A Punto

¿Eres un amante de las imágenes en movimiento? ¿Te gustaría conseguir planos con una apariencia totalmente profesional? Pues hoy estás de suerte, porque en este artículo vamos a profundizar en un accesorio clave para videógrafos: el gimbal.

El gimbal es una herramienta que nos ayudará a grabar imágenes estables y con movimientos fluidos de lo más atractivos. A continuación repasaremos las mejores recomendaciones para adquirir uno, así como también qué pasos debes seguir para ajustarlo y ponerlo a punto, y los diferentes modos con los que puedes trabajar con él. ¿Quieres conocerlos? ¡Pues sigue con nosotros!

Pasión por el Vídeo

He de admitir que mi corazón siempre ha estado dividido entre la fotografía y el vídeo. Son dos disciplinas con las que he crecido desde pequeña y que me han llenado por igual. Si tuviera que escoger una, lo cierto es que no sabría decir cuál es mi favorita, porque ambas se han convertido en mis principales medios para contar historias y ofrecer a partir de ellas mi particular visión del mundo.

Y es que admitámoslo, la fotografía y el vídeo están muy unidos, ya que en cierto modo el vídeo no deja de ser una suma de varias fotografías por segundo que generan la ilusión de movimiento.

Seguro que no soy la única a la que le gustan ambas disciplinas, y el hecho de que hoy en día las cámaras actuales nos den la posibilidad de trabajar ambos discursos a través de una misma herramienta, ha animado a muchos usuarios a atreverse a probar el modo video de sus cámaras.

Y en el mundo del vídeo, como en el de la fotografía, hay mucho sobre lo que aprender. Desde técnicas, hasta tipos de planos, movimientos de cámara, etc. Lo bueno es que gran parte de esa teoría la comparte con la fotografía, así que si quieres lanzarte a probarlo ya tendrás gran trozo del camino hecho.

En otros artículos hablaremos más sobre esta fascinante disciplina. En esta ocasión quiero centrarme en un accesorio que ha ganado mucha popularidad en los últimos años y que ha permitido a cientos de videógrafos mejorar increíblemente la calidad de sus vídeos: el gimbal.

¿Qué Es Un Gimbal?

¿Cuántas veces has intentado grabar una escena y al verla luego en casa te has dado cuenta de que la imagen temblaba más que un flan? Aunque con el tiempo las cámaras han ido mejorando bastante sus sistemas de estabilización, en lo que respecta al vídeo aún se hace más necesaria dicha estabilización, y ni el mejor de los pulsos puede conseguir que nuestras imágenes sean fluidas y suaves en cuanto a movimientos se refiere.

Por supuesto conocer la técnica y poder grabar con una mayor cantidad de fotogramas por segundo ayudan, pero también lo hace un gimbal.

El gimbal es una herramienta para videógrafos que utiliza motores y sensores inteligentes para soportar y estabilizar una cámara, lo cual nos permite lograr imágenes de video suaves y fluidas con movimiento. Básicamente lo que hace este accesorio es contrarrestar el peso de la cámara para que pueda mantener la toma de vídeo estable.

En el cine lo que se usaba para lograr esta función eran dollys o steadicams muy costosos y pesados que necesitaban ser manejados incluso por varios operarios altamente cualificados porque usaban partes móviles físicas para poder mantener la tan ansiada estabilidad de imagen.

Hoy en día, gracias a los gimbals podemos contar con una herramienta mucho más versátil, menos pesada y fácil de manejar, y al alcance de mucha más gente para cumplir con este cometido.

¿Necesitas Realmente Un Gimbal?

Una vez sabemos qué es un gimbal, es el momento de plantearse cuál es el que necesitas (si es que necesitas uno, claro). ¿Por qué digo esto? Pues porque el gimbal tiene muchas ventajas a la hora de grabar vídeo, pero también tiene sus inconvenientes por supuesto, y antes de lanzarte a comprar uno a lo loco deberías conocerlos.

Respecto a las ventajas, lograrás:

  • Imágenes estables
  • Movimientos de cámara suaves
  • Movimientos creativos imposibles de lograr de otra manera
  • Fácil aprendizaje de uso

En cuanto a los inconvenientes:

  • Mayor peso y volumen de equipo
  • Consume tiempo para su ajuste
  • Necesidad de práctica
  • Restricciones de peso

Así pues… ¿Quién debería lanzarse a comprar un gimbal? Pues aquellos usuarios que sean entusiastas del vídeo, y que lo utilicen como uno de sus principales medios de expresión tanto a nivel profesional como personal. Aquellas personas que sienten que sus vídeos no tienen del todo la apariencia que les gustaría, ni en cuanto a estabilidad ni en cuanto a movimientos originales.

Eso sí, también siendo conscientes de que aunque aprender a utilizarlos no es difícil, sí que requiere de paciencia y mucha práctica hasta que lo usamos con fluidez y obtenemos buenos resultados. Y por supuesto, siendo conscientes también de que es un accesorio más que llevar en nuestras mochilas, y no en todos los casos será de pequeñas dimensiones.

Lo Primero, Elegir el Que Necesitamos

Sabiendo todo esto, ¿sigues pensando que necesitas realmente un gimbal? Pues entonces ha llegado el momento de elegir el que más te conviene. Para ello te recomiendo que leas nuestra guía completa de +20 Estabilizadores para Grabar Vídeo Recomendados, en la que podrás descubrir los tipos de gimbal que hay, en qué debes fijarte a la hora de comprar uno y cuáles son los más recomendados.

En esta ocasión vamos a centrarnos en los estabilizadores electrónicos o motorizados, que son los que más se utilizan hoy en día.

De ellos debes saber que existen diferentes gimbals en función de su capacidad de carga, habiendo para móvil, para cámaras de acción, cámaras compactas, cámaras evil o incluso cámaras réflex que sean más pesadas. Eso por supuesto influirá en el tamaño y el peso del propio gimbal, y también en el consumo de su batería, porque recordemos que se trata de estabilizadores electrónicos.

Pasos Para Ajustar un Gimbal

Una de las claves para el buen uso del gimbal es el correcto ajuste de los motores, aunque antes de hablar de ello, es importante que conozcas su funcionamiento.

Hay gimbals con 1, 2 y 3 ejes. En esta ocasión nos centraremos en el de 3 ejes que es el que usaremos con cámaras sin espejo o réflex. Dichos ejes serían:

  • Tilt. Se mueve hacia arriba y hacia abajo y viceversa.
  • Pan/Paneo. Se mueve de izquierda a derecha y viceversa.
  • Roll/Rotación. Corrige los movimientos de balanceo de la cámara.

Para ver cómo se ajusta el gimbal vamos a utilizar el modelo que nos ha prestado la marca Zhiyun, el Zhiyun Crane 2S. En dzoom ya conocíamos esta marca porque hemos trabajado durante bastante tiempo con la primera versión de este modelo, así que vamos a enseñaros los pasos que debéis de seguir para ajustar vuestro gimbal.

Para empezar, tienes que saber que para ajustar los diferentes ejes deberemos hacerlo uno a uno, ajustando cada uno de los 3 motores de los que se compone, y con el gimbal apagado. Aunque lo primero de todo será colocar la cámara en la zapata del gimbal. Es muy importante que la cámara la coloques tal y como la vas a usar, esto quiere decir, que le quites la tapa, que abras la pantalla (si así es como la vas a usar) y que si trabajas con una focal zoom la pongas a la distancia focal que vas a utilizar.

Esto es más importante de lo que parece, porque todas esas cosas establecerán cuál es el peso final de la cámara con el que vamos a trabajar. En el momento que variemos algo, el balanceo no será correcto, y eso hará que forcemos más nuestro gimbal y que las baterías se agoten mucho antes.

Otro dato esencial, siempre (y recalco lo de siempre) es quitarle la correa a la cámara. Si la dejáis esta puede engancharse a alguno de los motores y forzar el gimbal, así que mejor evitar ese problema. Personalmente, os recomiendo que adquiráis mosquetones pequeños para poder poner y quitar la correa con facilidad. De ese modo no costará tanto ponerla, y si no estáis usando el gimbal siempre da seguridad llevar la correa puesta.

Una vez tengamos esto claro, lo primero de todo será empezar por ajustar los motores que están más próximos a la cámara, así que empezaremos desde dentro hacia afuera. De esa forma no tendremos que ir reajustando continuamente los 3 ejes.

Así que empezaremos por el motor que se queda a la derecha de la cámara, el motor de tilt. Este tendremos que ajustarlo hasta conseguir que la cámara se quede mirando hacia arriba totalmente. Para que sea más fácil, apoya el gimbal sobre un trípode o las patas que ya incluyen muchos modelos, y ve realizando pequeños ajustes hasta conseguirlo.

El siguiente paso es terminar de ajustar la posición en la que hemo acoplado la cámara al gimbal. Ve realizando pequeños ajustes hasta conseguir que esta se quede estable tanto si la dejamos encuadrando hacia adelante, hacia un lado o hacia arriba.

Siguiente punto, el motor de roll, que es el que está situado detrás de la cámara. Este deberemos ajustarlo hasta que a cámara se quede totalmente en horizontal.

Y por último nos queda el motor de paneos. Para ajustar este eje debemos saber que no podemos hacerlo en la misma posición con la que hemos ajustado los otros dos, estando el gimbal apoyado sobre el trípode. En este caso, deberemos cogerlo y colocarlo a 90 grados, o dicho de otro modo de manera que quede paralelo al suelo. Veremos que si no está ajustado este rotará y se irá hacia adelante. Así que lo tendremos que ajustar hasta que el motor se quede tras la cámara quieto y no se mueva.

¡Gimbal Estabilizado!

Ahora ya podríamos decir que nuestra gimbal está balanceado, y una forma de comprobarlo es ir cambiando la posición de la cámara y comprobar si esta se mantiene en el sitio.

Si lo hace, es que hemos ajustado adecuadamente nuestro gimbal. De lo contrario habría que reajustar los motores hasta conseguirlo, porque sino este tendrá que trabajar mucho más porque estaremos creando cierta resistencia que el gimbal tendría que compensar, y eso no solo agotaría las baterías antes sino que la estabilización que conseguiríamos no sería tan buena.

 

Cuidado Si Cambias el Peso

Como te decía es muy importante ajustar los diferentes motores sabiendo cómo vamos a usar nuestra cámara. En el momento que cambies algo, el peso cambiará, y por tanto también debería cambiar el ajuste.

Por ponerte un ejemplo, si simplemente se nos olvida abrir la pantalla de la cámara al ajustarlo, y cuando ya lo tenemos listo la abrimos, el peso ha cambiado, y el gimbal tendrá que compensar ese desequilibrio con los consecuentes problemas que hemos mencionado antes.

Al igual que si estamos trabajando con una focal zoom, y ajustamos el gimbal en una posición y luego la cambiamos. Cuanto más zoom saquemos, más descompensaremos ese equilibrio, y eso puede afectar al resultado final de nuestras tomas de vídeo. Lo mejor es que nos mentalicemos de que cuando grabamos con gimbal es como si lo hiciéramos con una foca fija, aunque no lo sea realmente. El que tiene que acercarse y alejarse eres tú, no tu equipo. De ese modo seguro que consigues mejores resultados.

Esto por supuesto no significa que no puedas trabajar con distancias focales largas cuando uses un gimbal, pero si vas a hacerlo que sea desde el principio para que lo puedas ajustar de acuerdo al peso final del equipo en esa configuración.

Si Utilizas Siempre el Mismo Equipo con el Gimbal…

Si siempre trabajas con la misma cámara y lente cuando utilizas el gimbal, una buena forma de agilizar la puesta a punto de este accesorio es utilizando marcas.

Los motores ya los tendrás ajustados (aunque eso no quita que con el paso del tiempo y el uso lo revises de vez en cuando). Lo único que tendrás que poner y quitar será la cámara, así que puedes optar por hacerte una marca en el propio gimbal o en la zapata para que cuando tengas que colocar tu cámara sepas exactamente en la posición que debes hacerlo, y así ahorrarte ese paso y poder empezar a trabajar agilizando la preparación del equipo.

Otra opción que tienes es adquirir un adaptador de zapata rápida, que dejarás ya acoplado al gimbal en la posición adecuada, y así luego solo tendrás que poner la zapata en tu cámara y colocarla en el adaptador.

¿Y Qué Pasa Si Tenemos Estabilizador en el Cuerpo o en la Lente?

Pues este punto es un poco controvertido, y lo mejor es que realices tus propias pruebas y hagas tu propia reflexión.

Hay quienes afirman que es mejor desactivar todos los sistemas de estabilización del equipo para que no provoquen efectos raros al sumarse al del gimbal. Otros por el contrario dicen que esa suma ayuda a dejar menos margen de error a movimientos no estables.

Mi consejo es que si tienes un equipo con cuerpo y lente con sistema de estabilización, realices un mismo ejemplo de la siguiente manera:

  • Con gimbal, cuerpo estabilizado y lente estabilizada.
  • Con gimbal, cuerpo estabilizado y lente no.
  • Con gimbal, con cuerpo no estabilizado y lente sí.
  • Con gimbal, y con cuerpo y lente no estabilizados.

Una vez hechas, ponte las imágenes en una pantalla lo suficientemente grande para que puedas apreciar mejor las diferencias, y determines cuál es la mejor opción en tu caso particular.

A este respecto piensa que las cámaras que poseen estabilizador en el cuerpo lo tienen de 5 ejes, así que quizá activar dicho sistema de estabilización pueda servirnos para contrarrestar movimientos indeseados que el gimbal no es capaz de corregir. Todo es cuestión de probarlo.

Los Modos de un Gimbal

No todos los gimbals disponen de los mismos modos, pero por norma general encontrarás siempre los que vamos a ver a continuación. Para poder explicártelos mejor lo que haremos será utilizar a una modelo como protagonista de nuestra grabación.

Fragmento Fototip Gimbals Qué Son y Puesta a Punto

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Silvia Illescas

VEO lo que NO SE VE

 
seo o no seo precio seo
seo o no seo precio seo coste seo

Más SEO, Más CLIENTES

Posicionamiento SEO, Hosting Servidores SSD optimizados para WordPress, Diseño de páginas web WordPress

Primer ANÁLISIS SEO GRATIS! Envía un email con tu dominio a:

Josean | www.seox.es | seox@seox.es  |  656 545 123  🙂

  Licencia de Creative Commons