No es ningún descubrimiento afirmar que el mundo empresarial tiene un gran aliado en la tecnología, la cual permite nuevas formas de gestión, de comunicación o producción en busca de la eficiencia. Un claro ejemplo es la empresa estadounidense Apple, líder indiscutible en este contexto con una capitalización (valor en bolsa) de más de 800.000 millones de dólares, lo que supone ser la primera empresa en Wall Street en llegar a esa cantidad. Actualmente sus acciones cotizan a 161 dólares cada una, muy lejos de los 11,80 dólares que marcaba en febrero de 2008. Esto supone un incremento de más del 1.200%.

Un importante mercado financiero que alberga gran número de empresas del sector de la tecnología es el NASDAQ 100. Ahí se encuentran empresas como Facebook, Ebay Amazon o Microsoft. Salvo eBay, todas estas empresas han tenido fuertes subidas en sus acciones en el último año. Por ejemplo, Amazon ha pasado de los 507 euros en febrero de 2016 a los actuales 982 euros, llegando incluso a los 1.052 euros el pasado 26 de julio.

De las 26 empresas tecnológicas más grandes del mundo, 14 son estadounidenses, 8 asiáticas y 4 europeas. Antes de la crisis, Europa tenía más potencial que Asia. Sin embargo, las políticas acometidas en el continente asiático han permitido el desarrollo de grandes conglomerados empresariales. La empresa surcoreana Samsung ha vivido un fuerte crecimiento en los últimos 3 años, llegando a triplicar el precio por acción.

Necesidad de financiación

La situación actual hace propicia la financiación mediante deuda y no con la salida a bolsa o ampliación de capital. Los bajos tipos de interés permiten una financiación barata sin tener que plantearse una salida a bolsa, lo cual implica ceder el control de la empresa a los accionistas, cuyo objetivo principal es maximizar las ganancias a corto plazo y no necesariamente el éxito de la empresa en la que invierten.

La tecnología es el futuro, pero implica riesgos. Los mercados donde operan son muy volátiles. El desarrollo tecnológico es muy rápido y obliga a que las empresas estén constantemente innovando para no quedarse obsoletas. La competencia es muy alta y puede hacer que negocios de gran valor no valgan nada en cuestión de semanas. Por ejemplo, hubo un tiempo en que todo el mundo compraba enciclopedias y éstas se quedaron atrás cuando Microsoft sacó la Encarta que, años después, se quedó apolillada cuando apareció Wikipedia.

No obstante, los grandes fondos de inversión están interesados en invertir en este tipo de negocios. Algunos expertos apuntan que este mercado, que a priori parece muy rentable, pueda estar viviendo una burbuja como la que ya sucedió con las “puntocom”. Los fondos de inversión acumulan mucho capital y hacen compras con grandes cantidades de dinero. Por lo tanto, como demandan un gran volumen de acciones, hace que el precio suba. La tecnología es el futuro y, además, es necesaria. También lo era y es la vivienda, pero eso no impidió que se creará una burbuja que cuando explotó salpicó a todos.

Autor: Daniel Moreno (16 agosto 2017)

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: AdminFxM

Powered by WPeMatico

Apuesta por el SEO: seox@seox.es  /  656 545 123 Tú me VES, Yo NO TE VEO... ¿CUANTO ME CUESTA HACER SEO EN MI PÁGINA WEB?
SeoX RSS Aviso SeoX/   /   SeoX.es - seox@seox.es https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/deed.es_ES